martes, 26 de abril de 2011

Mis reflexiones sobre "La muerte y la doncella"

Trabajo de aplicación
A través del drama “La muerte y la doncella” los personajes tienen que hacer muchas decisiones morales. Es una obra en donde Paulina Salas, Roberto Miranda y Gerardo Escobar tienen muchos conflictos entre ustedes. Esos son conflictos internos así como extérnales. Los personajes hacen decisiones que hablan de su mal o buen carácter.
Paulina tiene que escoger si hará algo a su torturador para hacer algún tipo de venganza sobre él. Lo que ella quiere es una confesión por Roberto Miranda, el doctor y la persona que ella piensa era su torturador. Paulina hizo la elección de detenerlo para recibir su confesión de que ella siempre quería. “Roberto Miranda quien está atado en una de las sillas, totalmente inconsciente, y con la boca amordazada” (32). Se tenía que ser una decisión muy difícil a tuvo el doctor (quien era la persona que ayudó a su esposo) como su prisionero. También, “Toma el revólver y apunta a Roberto juguetonamente” (33).
Estos son actos de inmensa miedo, odio y venganza. En una manera esta era su manera de torturar a Miranda, mentalmente. “Lo que pasa es que no quisiera sacarle esa. . .mordaza” (34) para que ella puede hablar, preguntar y tocar la canción La muerte y la doncella. Esta es su manera a traer las memorias al doctor cuando ella era torturada para que se pueda recordar. Luego, vino el cuestionamiento y acusa: “Esta casete que le encontré ¿es la misma que usted me tocó, doctor Miranda, o la va renovando todos los años para que el sonido esté siempre. . . prístino?” (35)
A pesar de que doctor Miranda era su torturador, Paulina no quiere matarlo. “No tengo la menor intención de matarlo. Y menos a ti. . .” (47). Se tiene que escoger entre que acción moral se va a hacer. Lo que ella quiere es la confesión de Miranda no matarlo. “Así que me pregunté si no podía utilizar una escoba. . . Sí, Gerardo, un palo de escoba. Pero me di cuenta de que no quería algo tan. . . físico, y ¿sabes a qué conclusión llegué, qué es lo único que quiero? Que confiese.”(55) Esta confesión le va a servir a Paulina para que ella pueda tener documento de lo que hizo el doctor.
El esposo de Paulina (Gerardo) quiere salvar la vida de Roberto a pesar de que su esposa era torturada por él. Entonces, Gerardo decidió ser su abogado. Entonces, para ayudar le dijo a Miranda la historia de la tortura de Paulina para que él puede confesar y saber la información. Roberto dice “Usted es un abogado, un defensor de los derechos humanos, un opositor al gobierno militar” (45). La relación entre los hombres es interesante porque el esposo está de acuerdo con el doctor. Es una acción moral porque él no cree y no apoyo su propia esposa en su acusación.
Además, Gerardo le dijo a Roberto que se necesita confesar a Paulina. Miranda insiste que no tiene nada que confesar. Gerardo le asegura “Tendrás que inventar algo entonces, porque no va a perdonarte si no. . .”(60) Roberto respondió “No tiene nada que perdonarme. Yo no hice nada y no voy a confesar nada ni colaborar en nada.” (60) Este diálogo muestra que Gerardo es indigno de confianza. A pesar de que Roberto dice que no tiene nada que confesar, Gerardo está tratando a forzar una confesión falsa. Esta demuestra una otra manera en que él traiciona su esposa.
Las acciones morales de Gerardo aparecen mucho durante este drama. Él es no sólo un traidor pero también un manipulador. Gerardo necesita la historia de la tortura de su esposa para que se pueda darla a Roberto. De esta manera los dos cuentos de la tortura pueden coincidir. Su esposo dice a Paulina que cometió adulterio porque quiere que ella cuente algo, que cuenten las memorias de su tortura. Este intercambio de cuentos servirá Miranda a saber lo que pasó y lo que necesitará confesar. Las acciones morales de Gerardo demuestran que él es infiel no sólo debido a su pasado engaño pero también a su incapacidad para decir la verdad y guardar un secreto.
Roberto decide a confesar porque no quiere que Paulina lo mate. Pero se dice “La confesión, señora. . . La confesión es falsa”, “Mi confesión la fabricamos, la inventé” (78). Él confesa lo que realmente ocurrió “Su marido me indicó lo que tenía que escribir, algo inventé yo. . . algo inventé, pero la mayoría me lo sugirió él a partir de lo que él sabía que le había pasado a usted, una fabricación para que usted me soltara, él me convenció que era la única manera de que no me matara” (78-79). A lo menos Roberto tiene la decencia de decir Paulina lo que piensa que es la verdad y que su esposo es la persona quien le dio la información sobre su tortura.
Si fuera Paulina yo habría hecho cerca de las mismas cosas que ella hizo. No soy una persona muy violenta y no quiero matar alguien. Si tuviera un pasado como Paulina todo sería diferente y mucho más difícil. A mí, me gustaría matar a Roberto, pero como el caso de Paulina yo no lo haría. Yo habría hecho las amenazas como Paulina para oír la confesión de mi torturador. Lo que yo no haría es contar la historia de mi tortura a Gerardo, especialmente cuando él está jugando el papel de abogado para Roberto. Yo creo que este fue el gran error de Paulina.
Además, después de la confesión de adulterio yo dejaría mi esposo. A mí no me importan sus razones ni sus excusas. Siempre quiero y espero la verdad. También, es crucial que puedo confiar en mi parejo y que él puede guardar mis secretos. En todo, Paulina parece como una mujer muy fuerte con un pasado muy grave. A pesar de su tortura, ella continua vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada